El Rey de la cuadrilla

Dibujo del estandarte portado por el rey de la cuadrilla que aparece en un programa de fiestas del año 1950.

Las aldeas se agrupaban en dos cuadrillas llamadas Arrupia y Garay. Al finalizar cada año la cuadrilla de turno elegía un vecino al que le daban el nombre de Rey, y dos vecinos más que servían de acompañantes, un banderín y montañero.

Los días 1 y 6 de enero y el 25 de diciembre, el Rey y el llamado banderista, llevaban un estandarte en el cual aparecían diseñados un caballo blanco montado por un jinete con una bandera en la mano. Llegaban al Ayuntamiento antes de Misa Mayor, y allí se depositaba la bandera. A continuación salía el Rey acompañado del Ayuntamiento en corporación, y en el lugar correspondiente de la Iglesia se colocaba delante del Alcalde.

En el Ofertorio de las misas mayores el Alcalde y Concejales besaban la mano del oficiante, y depositaban una limosna. El Rey ofrecía también la suya antes que el Alcalde.

Terminada la Misa, el Ayuntamiento obsequiaba al Rey y sus dos acompañantes con un vino compuesto, y éste en recompensa entregaba una gallina al Consistorio.

Al fin de los actos el Ayuntamiento despedía al Rey de la cuadrilla de Garay en la ermita de la Antigua, y cuando correspondía a la de Arrupia en el portal de la Plaza.

Cada cuadrilla había de hacer el recorrido de mojones de su jurisdicción, en cuyos días iba el Rey nombrado y el banderista con la bandera descrita y también el montañero.

Esta designación de Rey cesó en 1885. El estandarte citado se conserva aún en la aldea de Amunartia.

Gobierno de La Rioja