Muerte en las Aldeas

En las aldeas altas de Ojacastro, tenían que transportar los difuntos a través de largas sendas cubiertas de brezos y escobas, mata baja que cubre los montes. Para ello se reunían los vecinos de las aldeas de Escarza, Uyarra y Ulizarna y, acomodando al difunto en una escalera corta, se ataba en la jalma, aparejo de las caballerías, y así se transportaba hasta el barrio de abajo del poblado de Ojacastro, donde llegaba el Clero para hacerse cargo del cadáver.

Luego se transportaba  en andas que se llevaban desde Ojacastro. Después de volver del Cementerio los hombres de la cuadrilla de Arrupia se reunían en el salón grande del Ayuntamiento a rezar los padres nuestros, y después se repartían pan y vino entre todos los asistentes, que facilitaba la familia del difunto.

Gobierno de La Rioja